Image Image Image Image Image

© Copyright 2017 Jose Arboleda

 

 

   

 

 

Scroll to Top

To Top

Proyectos

El Cuerpo de la Relación El Cuerpo de la Relación El Cuerpo de la Relación El Cuerpo de la Relación El Cuerpo de la Relación El Cuerpo de la Relación

En 10, dic 2014 | Sin Comentarios | En | Por Jose

El Cuerpo de la Relación

Técnica mixta / 2011

Obra colectiva:
Alejandra Nader – Jose Arboleda

Esta es una obra realizada en contrapunto, somos una pareja de artistas con una relación sentimental y hemos desarrollado un objeto arte en forma de ‘juego de pareja’. Para ello, nos hemos apoyado en conceptos elaborados por los filósofos Gilles Deleuze y Félix Guattari relacionados con cuerpo y territorio.

Se debe entender por territorio cualquier espacio que se diferencia de otro. El territorio se da simultáneamente en la aparición de “el otro”; la configuración y los límites de una cosa se dan cuando se enfrenta a otra cosa. Por ejemplo, un continente se define por la existencia de mares que limitan con él, un país por la existencia de otros países, una granja por la existencia de otras granjas. En este mismo sentido el territorio puede referirse incluso a un cuerpo; los límites de mi cuerpo aparecen cuando me enfrento a otros cuerpos. El territorio es un espacio configurado por los límites dados en la aparición del otro.

Para realizar una obra entre dos, debemos hacer un esfuerzo por desprendernos de ideas propias o permitirles ser transgredidas por las ideas del otro. No se trata de acompañar las propuestas de mi pareja con las mías en un mismo espacio, pero tampoco de inventarnos un lenguaje nuevo, se trata más bien de invadir territorios y permitirnos ser invadidos.

En las relaciones de pareja, encontramos actividades que tienen forma de juego. Una relación sentimental tiene sus propias reglas, se hace parte de ella voluntariamente y está desprovista de interés material, sin embargo también involucra la vida cotidiana, la procreación y puede hacer parte del sistema social en el matrimonio. La relación amorosa se parece al juego en su forma, pero también en que tanto uno como el otro son verdaderos cuando no existen intereses materiales, se juega por jugar y se quiere por querer. Dentro de la relación amorosa se dan también juegos más pequeños; por ejemplo, la pareja puede jugar a la guerra de almohadas (agon), a hacerse adivinanzas (alea), a hablar “como si” fueran bebés (mimicry) o a provocarse mutuamente (ilinx). Hay juegos esporádicos y momentáneos, duran muy poco pero se dan continuamente en la relación amorosa.

Una de las conclusiones más importantes y sobre la que podríamos continuar trabajando para generar estos tejidos, es la importancia de la forma inorgánica (según Delleuze y Guattari, lo no organizado, lo que crece como rizoma) en los procesos artísticos. Lo que a nosotros como artistas nos interesa, es dejar que lo intangible adquiera forma y hable por sí mismo. ‘El juego’ es una forma muy acertada para lo que el proyecto nos exigía desde un comienzo y para las exigencias que se fueron presentando en el proceso. Establecer relaciones, cuestionarlas y darles existencia propia incluso material, fue el propósito que debíamos cumplir y la forma inorgánica del proceso y del resultado (el juego), permitió hacerlo.

Las conclusiones abiertas son las que nos permiten plantear este proyecto a futuro, no terminará en la realización formal del juego, queremos además extenderlo a otras personas, conocidas y desconocidas, ponerlo a circular públicamente, porque así como las relaciones amorosas son para todos, lo debe ser también el arte.

 

Dejar un comentario